Mi 2017 en clave de viajes inolvidables

Puede sonar a tópico pero sin darnos cuenta estos últimos días sirven como el punto de reflexión para hacer el balance de 365 días en los que hemos vivido de todo: nos hemos reído, agobiado, disfrutado en familia y con amigos, y sobre todo superado tanto a nivel profesional y personal. Esto sigue, en la vida real no hay tiempo para pausas por eso afronto el 2018 con ganas e impaciente de ver lo que nos deparará.

Supongo que durante estos días vuestro tablón de twitter se ha llenado de ránkings y “los mejores ….de 2017”, al igual que los diferentes medios que se hacen eco de los momentos más relevantes e importantes en este último año. Yo he querido hacer un resumen de mi 2017 en clave de viajes. Es una de mis pasiones y sin duda, este año he intentado aprovechar cada oportunidad para escaparme y descubrir nuevos sitios. Una manera de enriquecerme y de desconectar que en muchas ocasiones he podido hacer junto a mis niños, con mi marido o con mi madre y hermana. Elegir sería imposible y es que de cada uno de estos viajes me llevo algo bonito y para el recuerdo, y es que haciendo este resumen es inevitable pensar cual será el destino que inaugure mis viajes del 2018.

Empezamos…

Inauguramos el 2017 por todo lo alto en Miami, con visita incluida a Walt Disney World, para el que nunca es tarde volver. Disfruté como una niña, subiéndome a las atracciones con mis hijos y viviendo la magia que crean en su parque haciéndote creer por un momento protagonista de películas tan míticas de la factoría Disney. Por supuesto, hubo tiempo para pasear por las calles llenas de vida de Miami y dejarse querer por el buen clima de la ciudad sabiendo que nos esperaba un Madrid invernal.

Durante este año también hubo una escapada de chicas, con mi hermana y mi madre. El destino elegido era el maravilloso Asia Gardens Hotel & Thai Spa. Compañía perfecta y lugar idílico, una combinación que me confirmo lo mucho que me gusta este hotel cuando busco descansar cuerpo y mente. Es increíble cómo han conseguido recrear este paraíso asiático  en la provincia de Alicante. Si aún no habéis estado os lo recomiendo, no sólo por su spa, que es estupendo, sino por el lujo de pasear entre sus jardines tropicales sin tener que preocuparte por nada. Además para las que queréis ir con vuestros hijos, en el Asia Gardens no pierden detalle, cuentan con el Club Infantil de los Piratas y un montón de talleres para que los más pequeños pasen una estancia entretenida, dinámica y divertida.

Aunque si realmente buscáis un sitio para ir en familia ese es el Marbella Club Golf Resort and Spa. No es casualidad que ilustres personalidades como Audrey Hepburn o el Duque de Windsor eligiesen este hotel para pasar unos días de disfrute. Y es que si de algo puede presumir este hotel de lujo es de encontrarse en un sitio privilegiado de la península, donde el clima permite disfrutar de una temperaturas agradables durante todo el año.  Su Kid´s Club, es el paraíso para los más pequeños, y si no que se lo pregunten a los míos, que siempre que vamos todas los acuerdos acaban con “5 minutos más por favor”… y es que siempre que ellos disfruten, yo más.

El siguiente viaje coincidía con la Semana Santa. Esta vez cruzábamos fronteras para viajar hasta Grecia, un país en el que cada esquina es historia. Esta vez fuimos un grupo con niños y que bien lo pasamos. Más de una semana en la que no paramos pero que nos dio tiempo para ver los sitios más emblemáticos de Atenas, Kranidi o la Isla de Spetses entre otros. El ir en esta época del año nos permitió disfrutarlo aún más ya que en verano suele estar mucho más masificado y el calor solo invita a bañarse en el mar que limita con sus costas.

En cuanto al alojamiento, todos los hoteles nos hicieron sentir como en casa pero el Hotel Amanzoe me dejó impresionada, por sus vistas, confort y servicio, un oasis en el país helénico. Mención especial merece su gastronomía, la cual catamos y ratificamos varias veces como una de las más ricas y sabrosas, en la que primaba la calidad de los pescados, fruta y verdura más que elaboraciones sofisticadas y creativas.

Con el verano, llegaba una escapada en familia que me hacía especial ilusión por ser a Nueva York. Es verdad, que en verano el calor es el protagonista principal de la ciudad de los rascacielos y que a veces se hace pesado, pero algo tiene esa ciudad que da igual el clima porque te cautivará con su ambiente, su ritmo frenético (pero que le pega) y ese halo inexplicable que la hace diferente. He tenido la suerte de poder llamar Nueva York “casa”, tengo grandes amigos ahí y siempre es un placer volver, pero esta vez hacerlo con los niños, poder contarles mi relación con esta ciudad es aún más bonito y emocionante.

Este año, además he tenido la posibilidad de visitar el continente africano como nunca antes lo había hecho y todo gracias a Club África y Kobo Safari. Tanzania me atraía de manera especial desde hace tiempo pero siempre que nos lo planteábamos coincidíamos en que el día que fuésemos sería bien organizado con todo planeado para aprovechar al máximo. Gracias a Club África no me tuve que encargar de nada, ni del alojamiento, ni de las actividades ni traslados. Por su parte Kobo Safaris, organización que trabaja directamente con las agencias de viaje, se encargó de sacar nuestro lado más aventurero en los safaris a los que nos llevaron, su guía encantador y profesional nos explicó todo a la perfección.

Este ha sido uno de los viajes que más me disfrutado porque todo era nuevo para mí y porque además tuve la oportunidad de visitar un pueblo masaí, donde me di cuenta de lo grande que es el mundo, muchas veces nos cegamos con lo más próximo, y de lo rica que es la cultura africana, conservando sus tradiciones y manteniendo sus raíces, algo que la hace especial y cautivadora. En el post que escribí tenéis todos los detalles de esta maravilloso viaje, incluidos los hoteles de Elewana Collection que combinan la esencia africana con el lujo más exclusivo.

Una vez en casa, gracias al exclusivo servicio de Turkish Airlines, quedaban dos escapadas más antes de cerrar el año: una de ellas a Marruecos, la cual disfruté muchísimo e incluso conseguí escaparme para visitar el museo recién inaugurado de Yves Saint Laurent. Sólo puedo deciros: amantes de la moda, el arte y la arquitectura este es un sitio que hay que visitar si o sí. Podría pasarme horas admirando el trabajo del modisto francés, además la manera en que lo han organizado todo hace que te embauques en su vida profesional y personal queriendo saber más y más. De hecho, nada más llegar me enteré que la editorial Phaidon había publicado un libro solo dedicado a sus accesorios, y ahí fui en su búsqueda, y que gran acierto! Una objeto de lujo para mi biblioteca.

El último viaje era dentro del territorio nacional: Sevilla. La ciudad de hecho acaba de ser nombrada como la mejor ciudad que visitar en 2018 según Lonely Planet. No es de extrañar, un tesoro de nuestro país, que presenta la cara más auténtica, tradicional, atrevida y carismática de nuestra cultura. Te pierdes en sus calles teniendo siempre como referente su Giralda, que ilumina las noches de manera especial, paseas por su Alameda y te dejas cautivar por el descaro de su gente y su gastronomía.

Si este año seguís la recomendación de una de las editoriales de guías de viajes más importantes del mundo y os animáis a visitar la ciudad hispalense, no dudéis en alojaros en el hotel Alfonso XVIII, un emblema de la ciudad que garantiza un confort y una experiencia única que completará vuestro viaje para que sea perfecto.

¿Elegir entre uno de estos viajes? Es imposible, solo sé que los recuerdos que me llevo de cada uno de ellos son el regalo atemporal que hacen que este 2017 haya sido especial y único.

 

More from Cayetana Vela

Los 5 peinados más top para esta primavera 2016

Si tuvieras que elegir entre los peinados más top para esta primavera...
Read More