Baños de Gong: la sensación de sentirse bien por dentro y por fuera

Según la RAE, el bienestar es “Estado de la persona en la que se le hace sensible el buen funcionamiento de su actividad somática y psíquica”. Una definición que en la teoría es tan clara como complicada muchas veces de conseguir debido al ritmo diario al que nos sometemos. Durante la semana intento dedicarle tiempo a mi bienestar, hago deporte e intento quitarle importancia a aquellas cosas que no lo requieren, además lo complemento con tratamientos beauty que ayudan a potenciar este estado.

Los medios, las redes sociales, se han hecho eco de la necesidad de encontrar el equilibrio a través del mindfulness y otras disciplinas. Entre ellas, los baños de Gong, desconocidos para muchos de vosotros pero que os puedo asegurar que cambiará vuestra vida. Y donde los íbamos a encontrar si no es en el icónico Assari, centro pionero de Shiatsu en España y que lleva deleitando los sentidos de sus pacientes desde 1999 que fue cuando abrió sus puertas.

El Baño de Gong y Cuencos Tibetanos se trata de un terapia milenaria con el que conseguir un estado de relajación a través del sonido. Una terapia vibracional y de sonido que armoniza física, mental, emocional y enérgicamente a quien se somete a ella.

El Gong es un instrumento sagrado y ancestral que ayuda a alcanzar un estado de meditación y de conciencia perfecto para los días de estrés. Las frecuencias del sonido influye en cómo nos sentimos y como funcionamos, actuando sobre el sistema nervioso de manera positiva relajándolo de manera asombrosa.

Es difícil explicar la sensación que tienes cuando lo pruebas, por un momento te olvidas de todo, concentrándote en el momento. Notas como la vibración del instrumento se apodera del cuerpo, en todos sus niveles, osteomuscular, e incluso celular. El silencio se apodera de un ambiente cautivador donde se respira una paz y una armonía que deseas que nunca acabe.

Debemos tener en cuenta que el cuerpo está compuesto en su mayoría por agua, así el sonido se trasmite a su través consiguiendo sensaciones aún más espectaculares.

En cuanto a los Cuencos Tibetanos consiste en deslizar un cuenco por el cuerpo recorriendo sus meridianos a la vez que se hacen sonar otros cuentos situaos en la cabeza y los pies. La vibración penetra profundamente el organismo liberando tensiones y regenerando diferentes sistemas.

El Baño de Gong y Cuencos Tibetanos calma y armoniza emociones, elimina toxinas, ayuda a canalizar y potenciar energía así como mejorar la capacidad de autocuración del cuerpo. Reduce el estrés y consigue una relajación profunda. Un regalo para los sentidos que se reflejan por dentro y por fuera.

En el Assari, con la maravillosa y siempre atenta Inma a la cabeza, ofrece Baños de Gong tanto a grupos como a nivel individual para aquellos que lo prefieran. Comprueba el poder del sonido sobre tu cuerpo y vive una experiencia de lujo como nunca antes.

More from Cayetana Vela

El cole de Celia y Pepe, un pasito más cerca

Los sueños son el motor, el impulso de grandes proyectos, y es...
Read More