Mi nueva Canon, un regalo de lujo para inmortalizar los momentos más especiales

Primer asalto superado, y es que Nochebuena y Navidad nunca decepcionan. Dos días especiales por su magia, en la que los reencuentros familiares se vuelven en el punto y seguido de esa conversación que se quedó pendiente la última vez que nos vimos. Pero si de algo disfruto durante esta noche es la de ver a los más pequeños, y por qué no, no tan pequeños viviendo el verdadero espíritu navideño y con los nervios que esto conlleva, transportándonos a nuestra infancia.

Tras una riquísima cena amenizada por villancicos, anécdotas y algún que otro baile, toca descansar pero no os creáis que por mucho tiempo, porque como cada año, este no iba a ser diferente. Los niños me despiertan con sus pasos, mejor dicho, carrerillas que trasmiten entusiasmo, impaciencia y curiosidad, y es que ver sus caras es motivo suficiente para levantarme de la cama al momento.

Este año he debido ser buena porque Papa Noel me ha dejado bajo el árbol la nueva cámara Canon EOS M5, ¡que bien me conoce! Y es que las que me leéis y seguís en redes sociales, sabéis que la fotografía es uno de mis hobbies favoritos, sobre todo porque soy de aquellas personas que les encanta sacar fotos e inmortalizar momentos para tener en el recuerdo.

Mi antigua Canon se ha convertido en la acompañante ideal que siempre está en cualquier momento, desde mis viajes, presentaciones hasta una tarde de sábado con los niños jugando al golf. Pero ya he probado mi nueva Canon EOS M5 y puedo confirmaros que se convierte en la sucesora perfecta.

Las cámaras de Canon no necesitan presentación ni confirmación de que son de las mejores del mercado. Con esta nueva cámara vuelven a demostrarnos que es posible obtener imágenes de calidad como las de una cámara réflex digital en un tamaño pequeño y de manejo automático.

Sus fotos no pierden ni un ápice de calidad, cada detalle es capturado para que la imagen sea el espejo en el que se refleja la realidad vivida.

Para aquellas más familiarizadas con datos técnicos, esta cámara cuenta con 24,2 megapíxeles, sin espejo y con un zoom 15-45 milimetros.

En lo técnico es impresionante, y en el diseño no se queda atrás, manejable, apenas pesa, perfecta para que me acompañe a todas partes. Además otra de las cosas que más me gustan es que puedo pasar y compartir mis fotos al móvil o al ordenador al momento gracias a la conexión WiFi y Bluetooth. Una de las funciones que más utilizo en mi día a día.

Pero la Canon EOS M5, no sólo saca fotos maravillosas, también graba vídeos de máxima calidad, donde la precisión y el enfoque captan a la perfección lo que queramos grabar. Eso sí, no llevo ni dos días con ella y la reproducción a cámara lenta se ha convertido en la acción favorita de la casa.

Un regalo de lujo para estas Navidades que estoy segura que tendrá mucho trabajo estos días. ¡Bienvenida a casa!

More from Cayetana Vela

Mi secreto para un rostro radiante

Como si de una varita mágica sacada de cuentos de hadas, los...
Read More