Caray , qué lujo de restaurante

Caray ¡! ¡! ¡!  , cenar junto a Concha Crespo es uno de esos lujos que cualquier aficionado a la gastronomía debería disfrutar al menos una vez en la vida. Arrolladora , simpática , buena gente y con un profundo conocimiento que hacer sentir envidia “de la sana” , que sea ella quién te descubra Caray es todo un honor.

caray_1_missandchicblog

 

Caray es lujo en toda la extensión de la palabra. Su recóndita situación pero a escasos metros de la plaza de Colón , su discreto y elegante cartel , sus farolillos de la entrada y una vez dentro una impresionante decoración , obra y gracia de Lorenzo Castillo que firma aquí un espectacular trabajo , lo convierten en uno de los restaurantes más impactantes que hemos visitado últimamente. Mármol , terciopelo, cristal , escayola , tonos mostaza combinados con verde esmeralda, convierten a Caray en un suntuoso pero acogedor comedor con aire de bar inglés , de club privado con un punto elitista pero a la vez canalla donde todo funciona perfectamente.

caray_2_missandchicblog

 

Su barra ovalada , esa música  años 50 , camareros vestidos de Just One , magnífica iluminación… provocan que por un momento te evadas de este Madrid quasi-2015 y dudes si el siguiente en entrar por la puerta será Edward G. Robinson o la mismísima Rita Hayworth.

caray_4_missandchicblog

 

Pero volvamos a Caray. Caray es el sueño hostelero de Alberto Rodríguez Piñón , un siete veces campeón de pádel absoluto que después de comer y comer fuera de casa durante años ha creado lo que podríamos decir un restaurante a su medida y lo ha hecho a lo grande. Al frente de sus fogones , Miguel Ángel Román , propietario y chef del mítico La Montería , que en Caray reinterpreta sus grandes clásicos en maravillosos platos que son auténticas tentaciones para los sentidos . Desde sus gambas invertidas en tempura “donde todo se come” , a sus platos con exquisita trufa blanca d´Abruzzo , a sus imprescindibles platos de caza ( caray , ¡¡ cómo está ese tartar de venado !! ) , a su milhojas de remolacha , con anchoas y queso , a su foie con mango y crujiente y desde luego a uno de los mejores atunes que hemos probado en los últimos meses , a caballo entre el sashimi y el tataki que se deshacía literalmente en boca.

caray_7_missandchicblog

 

Decoración de diez , cocina de diez , puesta en escena sin el más mínimo fallo y un sommelier grande , muy grande – Valerio Carrera – omnipresente en sala , discreto y eficaz, que pone el perfecto contrapunto a un engranaje que funciona milimétricamente de principio a fin.

caray_6_missandchicblog

 

Disfrutamos de cada plato, desde el magnífico jamón cortado en sala al momento hasta una sensacional tabla de quesos que puso broche a nuestra cena , de cada vino que Valerio seleccionó para nosotros , de la charla , de la compañía de Mónica , de Concha , de mi querida Ana Hernández y de Caray en todo su esplendor. Bastante cara conocida – de cuyo nombre no pienso acordarme – en nuestra visita y la sensación , cuando abandonamos Caray,  de haber conocido uno de los restaurantes más interesantes que en los últimos tiempos han abierto sus puertas en Madrid.

caray_5_missandchicblog

 

www.caraymadrid.com

c/ Hermosilla, 2   Madrid

914 85 78 01

 

By  Javier Munárriz              @missandchic   @javier_munarriz   @GastroHunter 

Podéis solicitar que os visitemos en  el correo     gastrohunter@missandchicblog.com 

 

 

 

 

More from GastroHunter

El espectacular trato del pescado en el restaurante Las Rocas de Tenerife

Visitar Tenerife siempre es un lujo. En las recientes vacaciones de Semana...
Read More