Lecturas de lujo en el sector libros


Culturas y libros. Lecturas de lujo

El lujo cada vez se convierte más en mecenas de la cultura. Lujo y cultura convergen en el momento actual. El saber no ocupa lugar. El aprendizaje forma parte de nuestra vida desde que nacemos, quizá por eso no solemos prestarle mucha atención de forma consciente.

Aprender no significa estudiar y sentarnos durante horas delante de libros de texto a memorizar conceptos, aprender es un ejercicio constante del día a día. Para ello hay que caminar por la vida con los ojos bien abiertos y absolver cada conversación, cada libro, cada noticia y por supuesto cada vivencia… Lo que la gente comúnmente llama tener cultura general.

La literatura es la mejor manera de obtener cultura. Disfrutar de un buen libro es un placer que para unos nace solo, pero para otros, a los que este instinto de ir a la biblioteca y escoger un buen libro no les sale, hay que educarles en ello.

No hay mejor momento para educar en el amor por los libros que cuando somos pequeños, por eso yo a mis hijos les leo todas las noche. Dicen que con el ejemplo se enseña y, aunque para mi leer no es un esfuerzo y me declaro una ferviente amante de la literatura, procuro que mis hijos me vean siempre con un libro entre las manos.

Tener cultura eleva las ganas de vivir, de conocer y de descubrir nuevos lugares. Tener cultura significa tener conversación y opiniones propias. Tener cultura nos hace mejores personas ya que nos permite distinguir con claridad lo que está bien y lo que no lo está. El camino del aprendizaje dura toda la vida y solo las personas más inteligentes y concienzudas apuestan por andar por el durante toda su existencia.

Quédate con este frase de José Vasconcelos, poeta latino: “ La cultura engendra progreso y sin ella no cabe exigir de los pueblos ninguna conducta moral”.