Descubre Esbardos, el mejor restaurante asturiano de Madrid

Días de celebraciones, de recados navideños y paseos para ver la luces que engalanan las calles de la capital, a pesar de las bajas temperaturas que se han asentado durante estos días. Un frío nada molesto que se convierte en la excusa perfecta para sacar por fin del armario las Ugg, tomarnos un chocolate caliente en algunas de las pastelerías más chic de Madrid o recargar energías con un buen plato en el mejor asturiano de Madrid: Esbardos.

Desde 2012, Esbardos es un referente gastronómico en la capital española, situado en el barrio de Salamanca ( C/ Maldonado, 4) , que nos ha conquistado con una propuesta innovadora y una cocina de mercado manteniéndose fiel a los sabores de la comunidad asturiana.

Esbardos significa osezno en bable, un guiño a su hermano mayor, el reconocido restaurante El Oso, situado en La Moraleja, y que nunca defrauda con sus deliciosas especialidades como el pixin de barriga negra o sus guisos. De los mejores que he probado. Esbardos se podría considerar la versión urbana de este restaurante: ambos restaurantes amplios y con un ambiente excepcional, el primero se caracteriza por su terraza y el paisaje que le rodea, transportándonos por un momento a Asturias. Por su parte, Esbardos, con una decoración elegante, más moderna y cosmopolita, se caracteriza por un espacio luminoso (las contraventanas que decoran el techo enamoran a simple vista) dividido en dos estancias.

Una primera, nada más entrar, en la que la principal protagonista es su barra y mesas altas que invitan a algo más informal como degustar una ración de anchoas del cantábrico, una auténtico lujo para el paladar, y es que con certificado de autenticidad, éstas anchoas se limpian y filetean a mano en el propio restaurante. A este plato se le suman otros como el plato de quesos asturianos o sus buñuelos con bacalao con miel de caña. Todo esto acompañado de uno de los maravillosos vinos que conforman su reputada bodega y que casan a la perfección con sus platos.

Pasando esta zona se encuentra su estupendo y espacioso comedor que se convierte en el escenario perfecto para disfrutar en compañía de la mejor cocina asturiana. Una carta completa en la que no falta ningún plato tradicional de la comunidad asturiana y que cumplirá con las expectativas de los paladares más exigentes, entre los que se incluyen a más de un asturiano con ganas de curar esa morriña.

Si bien antes os hablaba de uno de sus platos estrella que los diferencia: las anchoas del Cantábrico, no se queda atrás la ventresca de bonito del norte con asadillo de pimientos o la cecina de buey “El Capricho”, un manjar de lujo cuyo sabor es inimitable, que viene directamente de El Capricho en Jiménez de Jamuz (León).  Este es un ejemplo más de la importancia que María Lorenzo y su socio Pepe Villanueva, junto al resto del equipo de Esbardos, que le dan a la calidad de sus productos y que se acaba traduciendo en un éxito indiscutible y atemporal que nos tiene enamorados. Además trabajan con productos de temporada por lo que muchas veces cuentan con platos fuera de carta que merecen la pena probar.

Personalmente, tanto en Esbardos como El Oso, el pixin de barriga negra (pixin es como se llama al rape en Asturias) es uno de sus mejores platos. Una carne muy sabrosa con la que deleitar a nuestro paladar. También podéis probar su versión frita, un clásico de lujo.

Pero si algo caracteriza a la cocina asturiana son sus fabes. La fabada asturiana es un clásico que ha traspasado fronteras y que se ha convertido en todo un manjar, sobre todo estos días de frío. En Esbardos la clave de su deliciosa fabada está en que las fabes son de cosecha propia con compango casero, una razón más por la que probar este delicioso plato que sin duda merece la pena.

Una amplia carta pensada para todos los amantes del buen comer, en el que no falta tampoco las carnes rojas o las albóndigas de rabo de toro. Decantarse por un solo plato es todo un reto.

Por último, los postres, parecerá una misión imposible pero como dicen siempre hay hueco para el postre y más cuando veas la carta de Esbardos. ¿Un trozo de tarta de queso y cuajada? ¿arroz con leche? ¿ o mejor un sorbete de limón a la sidra? Una tentación irresistible.

Con un sol de la Guía Repsol, Esbardos se convierte en una dirección obligatoria para estas fechas.

 

 

 

 

 

More from Cayetana Vela

Las tendencias de boda del 2017

Si tenéis planes de boda el próximo año 2017, ¡ya están aquí...
Read More