Descubriendo Eau de parfum Blanche, el nuevo perfume de Alaïa en París

El jueves pasado hice una escapada relámpago a una ciudad que siempre me sorprende, París, y esta vez la visita era aún más especial ya que era para conocer Eau de parfum Blanche, el nuevo perfume de Alaïa, sin duda, todo un privilegio adentrarme en el mundo del diseñador tunecino y conocer los entresijos de esta nueva creación de la mano de su equipo.

El punto de encuentro fue el número 5 de la Rue de Marignan donde se encuentra la elegante y preciosa boutique del diseñador, 3 plantas, en las que pudimos admirar sus creaciones tanto pret-a-porter como las de alta costura así como sus imponentes tacones y accesorios tan Alaïa. La tienda en tonos blancos, dispuesta de manera minimalista y elegante es un claro reflejo del estilo del diseñador.

Una de las principales características que hacen único a Alaïa y su marca es que crea para una mujer con carácter y convicción que le gusta la moda, disfruta de ella pero a la vez busca algo que la diferencie del resto. Esta es la línea que sigue el diseñador para este perfume, quiere ofrecer algo que no haya en el mercado de los perfumes, y siempre con el propósito de realzar a la mujer y hacernos sentir guapas.

Esta es la segunda fragancia de Alaïa, después de su exitoso Eau de Parfum, para mí un perfume ideal para la primavera e incluso verano por su aroma fresco pero con un toque diferente que la hace original frente al resto. Si bien en su momento, la perfumista Marie Salamagne supo trasladar un recuerdo de la infancia de Alaïa– el olor del agua fría sobre la cal caliente, ahora una visita a la Alhambra era el punto de partida.

Fue la estructura de esta obra arquitectónica de nuestro país, su luz, el mármol perforado que inspiró a crear Eau de parfum Blanche, una fragancia que combina a la perfección el aroma de la vainilla con la esencia del almizcle y las flores blancas.

El blanco para Alaïa es más que un color, es sinónimo de rigor, arquitectura y luz, y es que de cierto modo, ha querido representar esa luz blanca que se cuela por la Alhambra. Además Alaïa siempre ha sido conocido por su admiración y uso del algodón blanco en sus maravillosas colecciones, trabajándolo para conseguir piezas elegantes, sencillas e impecables.

El olor del perfume es todo un placer para el olfato que viene en un frasco de vidrio grabado ideal, inspirado en el troquelado tan característico de los corsés de cuero de los años 80, y que desde entonces no han dejado de causar sensación entre las más fashionistas. El tapón en dorado simula la bobina de un hilo de oro.

Una mañana entretenida y en una compañía inmejorable que se  pasó volando. Además pudimos probarnos los diseños de su última colección, y que Julieta de Zulueta inmortalizó en estas maravillosas fotos.

A la hora de comer, no hubo duda, la parada en L´Avenue era obligatoria. Este restaurante tan mítico de la capital francesa se encuentra a dos pasos de la tienda del diseñador, su ambiente acogedor y chic junto a sus deliciosos platos no defraudó.

Sin duda un día maravilloso, que disfruté como una niña pequeña gracias al gran equipo de profesionales que forman Alaïa y que nos hicieron vivir una experiencia única y adentrarnos en su exclusivo mundo donde la imaginación y los recuerdos se materializan en auténticas obras de arte.

París siempre es un placer verte, y más de esta forma.

More from Cayetana Vela

Una ducha de Lujo con Moxie y Jacob Delafon

Cantar. Bailar. Sonreír. Empezar el día con energía. Empezar el día con...
Read More