Eddie Borgo: una muñeca de lujo