El poder de los probióticos y el tratamiento facial al que no te resistirás

Número 9 de la Calle Nicasio Gallego de Madrid. Dirección imprescindible para cualquier amante del bienestar integral. Centromem es sinónimo de cuidado, experiencia y confianza, y para las que no lo conocéis, es el Centro Médico Estético, dirigido por la maravillosa Maria Pérez de Villaamil, y que se posiciona como el primer centro estética de referencia totalmente ecológico y orgánico.

Y es que lo que para muchos empezaba siendo una moda se ha convertido en una preocupación a nivel mundial que afecta a todos los ámbitos de nuestra vida, por eso, cada vez soy más consciente de lo que tomo y los cosméticos que utilizo. Una idea que comparto a la perfección con la filosofía de Centromem, y es que el otro día hablando con su equipo hubo una frase que me encantó y que creo que deberíamos tener en mente, y es “no hay que dirigir a la persona hacia un ideal de belleza imposible, sino a su máximo potencial”. Porque si muchas veces pecamos de querer resultados al momento que sean visibles, el tiempo y la constancia serán claves para resultados duraderos.

Una piel saludable confiando en cosmética sin tóxicos es lo buscaban en Centromem cuando apostaron por la marca ESSE, un referente de lujo dentro de la cosmética vegana ecológica, cuyos resultados son espectaculares. Los químicos tóxicos, también conocidos como xenobióticos invaden la membrana grasa que las protege y no permiten que cumplan con su función natural de regeneración.

Datos sorprendentes y un tanto alarmantes, que hasta que no te los cuentan no eres consciente del peligro que tiene sobre nuestra salud. Cada célula llega a alojar a 10 microbios beneficiosos para ella. Por el efecto nocivo de los tóxicos medioambientales que podemos encontrar en el aire, en la comida, en algunos plásticos, en los pesticidas, en los productos de limpieza y en los cosméticos principalmente estos microbios mueren y dejan un espacio que es ocupado por patógenos nocivos, los comúnmente conocidos como, radicales libres.

Asociado comúnmente a la alimentación y a los problemas intestinales los probioticos también cuentan con un papel fundamental dentro de la cosmética actual.Usan prebióticos para alimentar selectivamente a los microbios buenos, e incluyen microbios probióticos en algunos de sus productos para cambiar activamente la mezcla microbiana de la piel.

Los productos de Esse, son 100% naturales, orgánicos certificados por ECOCERT, y eficaces cumpliendo con las expectativas que se esperan de este tipo de productos. Además, colaboran con el comercio justo y sus envases son de cristal puro reciclable, siendo así una marca comprometida desde el principio hasta que llega a nuestro neceser. En ESSE han disminuido el porcentaje de conservantes al mínimo de cantidad y de toxicidad aumentando en cambio, los principios activos que provienen en su mayoría de la naturaleza Sud Africana. En definitiva una maravilla que demuestra una vez más que el lujo, la eficacia y lo eco no son incompatibles.

Yo tuve la oportunidad de comprobarlo por mí misma con el tratamiento PROBIOTIC LIFT CON INDIBA. Primero me realizaron una limpieza con los tres pasos de ESSE:

Eye Make Up Cleanser: una emulsión ultra ligera con base de agua que limpia minuciosamente y que basa su eficacia en el aceite de jojoba que hidrata y el Aloe Vera que se encarga de suavizar.

Cream Cleanser: en este producto ESSE ha usado humectantes ultra suaves que no dañan la barrera natural de la piel. ¿Sus activos? El aceite de maurla, el aloe Vera y el aceite de jojoba. Su aroma refrescante despierta todos los sentidos.

Gel Cleaneser: una limpieza de lujo sin secar la piel gracias a este gel espumoso y hormiguenate con un pH equilibrado en 4.5.

El segundo paso se divide en dos pasos: Exfoliante de Cacao y Exfoliante Microderm para limpiar y refinar la superficie de la piel. Después me realizaron un masaje con la crema facial con la que se estimula la circulación sanguínea, siguiéndole la aplicación de una máscara para los ojos que mejora el aspecto de esta zona tan delicada (con aceite de semilla de sandía!).

Durante 15 minutos se deja que actúe la mascarilla de rostro Intensitive Mask para después aplicar la tecnología de radiofrecuencia INDIBA con la que se consigue la regeneración celular.

Después se aplica el Tónico Plus BIOME+ con lactobacili, Lactobacillus Caseit, la ampolla con probióticos vivos Probiotic Boost para acabar con la crema hidratante Rich Moisturiser con altos niveles de Omega 3 y esenciales de ácidos grasos de aceite de Marula, ácido hialurónico y extractos de hoja de oliva y de Kigelia Africana.

Una experiencia beauty única, de la que salí feliz, luciendo una piel más sana visible a primera vista y que al tacto te permite comprobar los efectos de esta combinación de productos de calidad, tecnología innovadora y expertise de su equipo.

 

 

More from Cayetana Vela

Descubre Esbardos, el mejor restaurante asturiano de Madrid

Días de celebraciones, de recados navideños y paseos para ver la luces...
Read More