Érase una vez…..el icono del bolso

La moda, su desarrollo y evolución han formado siempre parte de la historia. Demuestran la personalidad del individuo  que la lleva y para la mujer también ha sido una forma de expresión.
Aunque no sólo las mujeres han marcado un antes y un después,  pues el 7 Junio de 1778, nació en Londres el Primer Ministro de la Moda, el primer Dandi, George Bryan Brummel o el Beau Brummel, como le llamaban.  Se trata de la primera figura masculina que se convirtió en un icono y juez del estilo y el buen gusto. Un personaje peculiar donde los haya, cuya amistad con el Príncipe de Gales y la alta nobleza le convirtieron en leyenda. Gastó casi toda su fortuna en ropa y aunque su final fue desgraciado, se le atribuyen la creación del traje de caballero moderno con corbata y un tipo de pañuelo anudado al cuello.
Al igual que él, muchos personajes son recordados por su aportación a la moda, pero no es necesario viajar tan atrás en el tiempo para encontrar pequeñas historias que rodean grandes mitos. Esta vez no hablamos de moda sino de accesorios y en concreto de bolsos, muy especiales como el Cabas de Celine, el Marcie de Chloé, Maxi Veneta de Bottega Veneta o el Baguette de Fendi, entre otros.
Y ¿qué marca ha aportado algunas de las mejores creaciones, historias con pasado, presente y futuro? Hablamos por supuesto de la maison Hermés, cuyos complementos reciben la categoría de excelente.
Tres bolsos icónicos y tres historias distintas que han llevado a estos accesorios cuyo origen fue la necesidad, ha convertirse en deseo, capricho y aspiración. Tres modelos que han sabido adaptarse al paso del tiempo, que siguen significando elegancia, buen gusto y refinamiento. 

El primero de ellos es el bolso Constance y tiene un pasado que se remonta a 1968. Su seguidora más fiel fue Jackie Onassis, quien lució tantas veces este modelo que empezó a llamarse el bolso Jackie O. Sin embargo, el nombre original es el de la quinta hija de la diseñadora  Catherine Chaillet.  Un bolso clásico que se convierte en un “must have” por su sencillez y practicidad que se transforma en perfecto para cualquier momento del día y de la noche. 

El bolso Aut à Courroires o mas conocido como Kelly es uno de los más famosos de esta marca francesa, cuyo deseo de adquisición puede superar el año de espera. Pequeño y rígido debe su nombre y fama mundial por su aparición en la portada de la revista Life en 1950, por la actriz y posteriormente princesa de Mónaco Grace Kelly. Quien lo convirtió en un “básico” de armario. Es uno de los modelos clásicos de la firma. 

La famosa serie de televisión Sex and the city, de la HBO, se convirtió en una guía de moda, para la mujer moderna, por el estilismo que caracterizó a la serie, que estuvo a cargo de la estilista Patricia Field. En uno de los episodios el protagonista, no fue tanto una de las chicas como el Famoso Birkin rojo de Hermés.  Su diseño es parecido al Kelly, pero no es rígido, es más flexible y es un poco más grande, por lo que podría decirse que es una versión que se adapta perfectamente al día a día. 

Jean Louis Dumas, presidente de Hermés, coincidió con la cantante británica Jane Birkin es un viaje, la cual llevaba una gran cesta de paja, porque aseguraba no poder encontrar una cartera de viaje adecuada a sus necesidades. Este hecho llamó la atención de Dumas, actual presidente de la compañía por aquel entonces, quien le propuso a la cantante, que diseñase un bolso según sus deseos y preferencias. Así surgió uno de los más famosos modelos de Hermés cuyo precio en la actualidad puede alcanzar los 30.000€. 

Pero no solo esta marca fundada en  1831, en París, cuyo origen fue una tienda de sillas de montar de Thiery Hermès y que poco a poco se fue convirtiendo en una firma de lujo especializada en accesorios, es quien aporta bolsos icónicos. Varias de las mejores marcas de moda del mundo, también tienen un modelo, que forma parte de su historia, como buque insignia de la marca. 

Por eso me gustaría también mencionar el bolso Bamboo de Gucci. Este fue un ejemplo del “savoir faire” cuando en 1947, debido al racionamiento la casa de moda italiana recurrió a este material, el cual una vez calentado se le podía dar la forma de asa. 

Por otro lado, también está el no menos importante, bolso 2.55 matelassé  creado por Coco Chanel en 1955. El objetivo fue continuar emancipando a la mujer y hacer que se siguiese sintiendo femenina y elegante, con ropa más sencilla y cómoda. Por eso, este bolso consiguió que las mujeres se liberasen de los bolsos de mano y así pudiesen tener las manos libres. Su correa se inspira en el mundo de los aviones, coches, etc. 

Otro icónico fue el Lady Dior, obsequiado a Diana de Gales en 1995 por Bernadette Chirac, con motivo de la exposición de Cèzanne.  Este pequeño complemento, cuyo nombre original fue Chouchou, pasó a ser un indispensable de Diana Spencer. 

El bolso Amazona de Loewe sigue siendo un clásico renovado, que desde la primera a su última versión, identifica a esta marca de gran trayectoria. Fue creado en los 70 por Darío Rossi, para ofrecer un bolso flexible y amplio para la mujer trabajadora. 

El bolso Speedy de Louis Vuitton creado en 1932, se convirtió en toda una revelación al ser el elegido por Audrey Hepburn. El bolso existe en cuatro tamaños según las necesidades de su portador. 

Y así se podría continuar mencionando excelentes creaciones de las marcas que han otorgado al  bolso, un simple complemento, la categoría de único, personal, con carácter, diseño, artesanía y calidad. Cualidades que definen al producto y a quien lo lleva. 

Ahora estos compañeros son artículos inseparables y deseados. Como dijo Tom Ford: “Si un bolso es atractivo te hace sentir bien. Se trata de la proporción, la forma, la línea, el material, el equilibrio. Si todo ello es agradable, se venderá. Si es más que eso, tienes que poseerlo porque si no te mueres” 

Isabel de Arvizu Letinier
Publicidad & RRPP
 
(+34) 620 341 439

More from Cayetana Vela

Los pasos para aprender a maquillarte los ojos con la Hypnôse Palette – Drama Eyes Lancome

Unos ojos pintados cambian la mirada. Pocas sabemos pintarnos verdaderamente los ojos...
Read More