Un fin de semana en familia en el exclusivo Marbella Club

Marbella Club siempre es buen plan. Un rincón que se ha convertido en mi refugio ideal para desconectar y disfrutar en familia, algo que sin duda prima por encima de todo. El viernes de la semana pasada después de recoger a los niños del colegio era hora de subirnos al AVE y emprende un viaje en el que teníamos como objetivo disfrutar del tiempo juntos en un ambiente idílico con el que siempre nos recibe uno de los hoteles más lujosos de España.

Da igual la época del año en el que decida visitar al Marbella Club siempre cuenta con actividades y eventos que hacen cada visita única. Su personal atento en todo momento nos recibió de la mejor manera posible y es que los pequeños detalles son los que hacen de algo que es realmente bueno, excepcional y diferente.

Nos alojamos en una de sus maravillosas habitaciones, amplias y llenas de luz, a pesar de que el tiempo estuvo un poco nublado. Decoradas con un gusto exquisito, consiguen crear una atmosfera muy familiar y acogedora. Además si algo me gusta del Marbella Club es la paz y tranquilidad que da todo su complejo, que durante nuestra estancia solo se vio sobresaltada por la emoción de mis hijos de disfrutar del Kid´s Club. Y es que resulta me resulta difícil decir si disfrutamos más ellos o nosotros.

Es un lujo poder despreocuparte y saber que no sólo se lo están pasando bien sino que están bajo la supervisión de profesionales jugando y participando en actividades de todo tipo que les ayuda a desarrollar todas sus habilidades, desde clases de cocina, talleres de reciclaje hasta partidos de fútbol. Un sinfín de actividades que comienzan a las 10 de la mañana y acaban a las 18h. Un cansancio muy dulce que no impedía que nos contasen con detalle todo lo que habían hecho.

Un total de 5.000 metros cuadrados pensado para uso y disfrute de los más pequeños, un oasis infantil, con jardines espectaculares, que hará que más de una mamá quiera participar en sus actividades. Para mí, mención especial es el taller de aromas, una propuesta original y divertida en el que los pequeños crean su perfume.

No faltaron los paseos por la playa ni por sus imponentes jardines con especies exóticas. Un legado del Príncipe Alfonso von Hohenlohe que era un apasionado de la botánica y traída diferentes especies con el fin de crear un espacio subtropical de película.

Por la noche, su Champagne Room se convertía en el punto final perfecto para acabar el día. Su sala es la materialización de un lujo exclusivo y sofisticado que se respira en cada uno de los rincones del Marbella Club. Chimenea de mosaico, banquetas de terciopelo y música en directo, la combinación perfecta para dejarse llevar y por un momento vivir desconectar de la realidad. ¿Su carta? Una perdición para los amantes del champagne, el buen vino y deliciosos cocteles.

Lo que más me gusta del Marbella Club es que se adapta a los gustos y demandas de todos sus huéspedes, da igual la nacionalidad, la edad o el fin del viaje, ellos cumplirán con tus expectativas, porque todo lo que hacen, lo hacen bajo la premisa del máximo lujo, discreción y confort.

Mi primera escapada de fin de semana del 2018 no podía haber sido a un destino mejor. Si tenéis en mente una escapada o ya estáis organizando un viaje de cara a la Semana Santa, no os podéis perder todo lo que tienen preparado en este paraíso.

 

 

More from Cayetana Vela

El nuevo Film de Dior Homme, Genesis

La casa Francesa nos presenta el nuevo Film de Dior Homme, Genesis...
Read More