Fototerapia, el poder de la luz para aumentar mis defensas

Las defensas de nuestro cuerpo son las encargadas de protegernos de todos los agentes externos que pueden afectar a nuestro cuerpo, sobre todo en esta época donde los cambios de temperatura son más drásticos.  En alerta durante las 24 horas, es necesario potenciarlas y reforzar nuestro sistema inmunológico para sentirnos bien y poder enfrentarnos al día a día con energía. Por eso, yo no he dudado en acudir a las manos expertas de Paula, y es que aparte de ser una maravillosa profesional, puedo presumir de ser su amiga durante más de 18 años. ¡Cómo pasa el tiempo!

Muchos años en los que he podido aprender de la mejor un montón de cosas relacionadas con el funcionamiento de nuestro cuerpo y la manera de conseguir ese equilibrio entre éste y la mente. Y es que esta es la filosofía que defienden en Nangala, un espacio único, mágico y con los mejores tratamientos e innovaciones del mundo de la belleza y bienestar.

Siempre que voy al centro de Paula salgo con una energía positiva, y desde que me aconsejo el tratamiento de fototerapia aún más. Y es que el éxito de este tratamiento reside en la luz filtrada, que como si de la luz del sol se tratase, actúa sobre nuestra piel aportando los beneficios de ésta pero sin el efecto negativo de los rayos ultravioleta.

Está comprobado científicamente que la luz del sol nos aporta energía, potencia nuestro sistema inmunológico, aumenta las defensas y además afecta positivamente a nuestro humor. Y estos días en los que las temperaturas son bajas y la luz del sol dura menos, la fototerapia se convierte en mi mejor aliada.

Una alterativa de lujo, eficaz y con resultados evidentes. La fototerapia se puede aplicar sobre distintas partes de nuestro cuerpo sin dañar la piel, nuestra primera barrera defensiva. Pero no sólo conseguiremos mejorar nuestras defensas sino que tiene un poder antiinflamatorio, antiacné, estimula la circulación sanguínea y la regeneración de los tejidos.

Desde pequeñas nos han insistido en la importancia de aportarle a nuestro cuerpo vitamina D, por eso era fundamental aprovechar los días de sol ya que es uno de los principales portadores de esta ansiada vitamina, y es que la luz aumenta el número de glóbulos blancos encargados de protegernos de las infecciones, bacterias o virus.

Un avance tecnológico aplicado al mundo de la belleza que ha permitido recrear la luz del sol tan necesaria pero sin sus nocivos rayos ultravioletas beneficiándonos de todas sus propiedades, y sintiéndonos más vivos que nunca. Además este tipo de tecnología lo que permite es tener un control sobre la longitud de onda especifica de acuerdo a nuestras necesidades y que los profesionales de Nangala conocen a la perfección. Y es que si algo diferencia a este centro es su equipo de profesionales y su objetivo de establecer una relación personalizada con sus pacientes, yendo más allá del tratamiento complementándolo con aspectos más emocionales e del ámbito psicológico. En definitiva una experiencia única.

Luz, es sinónimo de vida y energía, y Nangala nos acerca más a ella a través de esta técnica tan innovadora y beneficiosa para nosotras. En mi se refleja lo encantada que estoy con los resultados de la fototerapia y es algo que no sólo yo noto sino también los que están a mi alrededor.

Pero para mantener mis defensas altas, además de la fototerapia, seguir un estilo de vida saludable a base de una alimentación adecuada y deporte,  no falta mis complementos de Arkopharma: Jalea Real Forte y Arkobiotics Jalea Real y Defensas para adultos, que combina a la perfección los beneficios de la jalea real con los fermentos lácticos vivos y la vitamina D. Mi pequeños secreto para afrontar las semanas con energía.

 

 

 

 

 

More from Cayetana Vela

Descubre la cosmética de lujo pensada para millennials

La palabra millennial o millennials se han convertido en vocablos del día a día que...
Read More