Las joyas de Laura Ponte

 

El otro día estuve en la presentación de la nueva línea de joyas de Laura Ponte.
Laura y su socio presentaban la nueva colección para este verano 2.012, Nautilus.

Inspirada en el mar, Nautilus, nos muestra joyas muy especiales, con el diseño tan característico y personal de Laura. Podemos encontrar una joya con forma de ola o caracola de mar. Con líneas bastante rectas pero que al mismo tiempo inspiran movimiento, llenas de vida y muy depuradas….Son un tipo de joya especial con un sello inconfundible.

Leticia atendía a los medios y a las bloggers y me explicaba que tiene como objetivo que entendamos que su el hecho de que Laura Ponte esté detrás de este proyecto de joyas no significa que estas sean más caras. Mientras, una tímida Laura, muy amable, nos explicaba uno a uno, su gran proyecto. Laura transmite su entusiasmo en cada palabra. Vive volcada en sus joyas.

Precios entre 300 y 11.000 euros.

Tienen encargos de joyas personalizadas como el brazalete que actualmente está diseñando con motivos de mariposa.

No sólo es su showroom. Allí mismo tienen su taller que me dejó francamente impresionada. Una habitación inmensa llena de todos los utensilios de un gran joyero. Un hombre que es una de las piezas clave de Luby & Lemerald. El auténtico artesano que ha trabajado por medio mundo y al que su paso por Nueva York (donde vivió varios años) le marcaron providencialmente. Un artesano que maneja el arte de la joyería por ordenador y que está enseñando a manejar el 3D para sus diseños.

Laura me confiesa que ella está peleada con los ordenadores. Que no sigue ningún blog. Que el mundo de la informática no es lo suyo. Sin embargo su programa de diseño de joyas en 3 D comienza a engancharla.

Le encantan las joyas. Las colecciona desde hace años y confiesa que tiene muchas. De muchos estilos. Nos reímos porque compartimos afición, ese día ninguna lleva ninguna puesta.

Reconoce que sus diseños son “fuertes” como ella dice, pero como mujer íntegra que es confiesa al mismo tiempo que no puede hacer algo que no le guste y que lo que diseña la llena.

No diseña sólo para clientas españolas sino para el “mundo mundial”. Inteligente decisión. Aunque quiere ir paso a paso y tenerlo todo bien atado. Su lanzamiento en la red tal y como le sugiero (¿En Net a Porter?) le impediría controlarlo todo y eso le asusta por el momento. Laura diseña para alguien que valore una buena joya cargada de estilo y mucho diseño.
A veces le recriminan los precios elevados pero doy fe que sus obras de arte son de sólidas, de oro macizo y que son eso, obras de arte. Me cuenta que las materias primas han subido mucho, el oro está por las nubes y me confiesa que de momento no gana dinero que sus márgenes son más que reducidos y que recientemente han bajado los precios. “Esto es una apuesta y no puedo pretender hacerme rica. Tampoco es lo que busco, quiero ser feliz con lo que hago. Pero a final de mes tengo que pagar el alquiler del estudio, los sueldos…a día de hoy no vivo de esto”.

Cada joya es una joya. Son piezas únicas y exclusivas, muy especiales y cargadas de trabajo.

Laura llega cada mañana temprano al estudio y jamás se va antes de las 19 h. Come allí, sobre su mesa.
Empezó en la mesa del comedor de su casa, siendo admirada por sus hijos quienes fascinados jugaban a diseñar joyas con ella…ahora no le ha quedado más remedio que avanzar y ya no puede estar con ellos por las tardes allí….”No me quedaba más remedio” confiesa.

Es una apuesta. No es fácil. “Hay días muy duros porque no es fácil comenzar un negocio con la que está cayendo y menos vender joyas de cierta importancia. Hay días que se hacen cuesta arriba cuando nadie viene ni suena el teléfono pero los comienzos son siempre así”.
Laura me explicaba que de cada boceto cuando comienza un diseño le pueden salir 100 diseños más. Cada diseño final es estudiado al milímetro por Laura.

Me ha gustado un brazalete de oro rojo que yo he confundido con oro rosa. Tenía también ámbar y era muy especial, maravilloso.

Junto con las joyas de Luby & Emerald estaban las de una amiga suya brasilera a quien conoció en Nueva York. Con otro estilo muy diferente, cada joya tenía una historia larga y muy personal. Además estaban las joyas de un diseñador americano con proyección muy internacional que me han gustado mucho.

De Luby & Lemerald puedo decir que es el trabajo de un formidable equipo, que están luchando (como otros muchos) y que no sin cierta dificultad están entusiasmados con su proyecto.

Se nota que a Laura Ponte le apasiona lo que hace, el diseño de joyas que sus diseños son frutos de una evolución de sus vivencias vitales, tal y como me confesaba, y de sus viajes por medio mundo. Son joyas fuertes, con personalidad. Transmitía felicidad. Sobre todo cuando me mostraba el taller…..

Presiento que con su entusiasmo, su profesionalidad y el esfuerzo que ponen…van a alcanzar un gran éxito internacional.

 

 

Tags from the story
,
More from Cayetana Vela

Lo último en Tratamientos de Belleza, la BB Eye Cream de Dior

Las BB Cremes están de moda pero ahora tengo que anunciaros qué...
Read More