Una estancia de lujo en Tanzania: los mejores hoteles del país africano

El otro día os adelantaba un poco de lo que fue mi primera toma de contacto con un país tan maravilloso y mágico como Tanzania. Un viaje inolvidable gracias al magnífico trabajo de Club África que se encargó de organizar toda nuestra estancia: vuelos, alojamiento, actividades… haciéndonos vivir una experiencia única. Vine de Tanzania enamorada, sus paisajes cautivan y te atrapan, su esencia tan real se mantiene intacta desde sus orígenes. El ritmo frenético y la urbanización a la que estamos acostumbrados es un desconocido que aún no ha irrumpido en una tranquilidad desconocida y diferente a cualquier otro lugar en el que haya estado. Una naturaleza en el que los animales salvajes son los dueños y el respeto entre éstos y las poblaciones con las que conviven consiguen una coyuntura que permite adentrarte en al áfrica más aventurera.

Los países del continente africano por su originalidad tienen un potencial que aún está por descubrir pero que ya se ha convertido en un destino de lujo para los viajeros más sibaritas. Tanzania es un ejemplo de ello. Si bien es verdad, y tal y como os comentaba al comienzo del post, fue fundamental contar con el equipo de Club África sobre todo en el tema del alojamiento y es que en los tres hoteles pertenecientes a la cadena de hoteles de lujo Elawana Collection tuvimos una experiencia maravillosa.

Los hoteles boutique de Elawana Collection se caracterizan por estar en perfecta armonía con la tierra que les rodea a la vez que garantizan a sus clientes una estancia de lujo y confort, con un estilo marcado y elegante, que eleva a un nivel superior cualquier viaje a los países en los que tienen hoteles.

La primera noche la pasamos en el Arusha Coffee Lodge, situado a las afueras de la ciudad de Arusha en el norte del país, te da la bienvenida escondido entre grandes (las más grandes de Tanzania) plantaciones de café. Un total de 30 casitas conforman el Arusha Coffe Lodge, todas ellas manteniendo el estilo original de 1900.  Una de las razones por las que nos alojamos en este exclusivo hotel es por la cercanía y la facilidad para hacer nuestro primer safari.

El café está presente en cada uno de los rincones de este hotel de lujo. Y es que nada más entrar en el baño de la habitación te encuentras jabones cappuccino, además no podrás evitar que se despierten todos tus sentidos con el olor a café recién molido que inunda todo el recinto.

Desde nuestra habitación teníamos vistas al monte Meru, ubicado en el Gran Valle del Rift, que es la segunda montaña más alta del país y la cuarta del continente. Sin duda, fue un lujo amanecer con estas vistas. Además el personal atento en todo momento hizo aún mejor nuestra estancia en este hotel (al que volveríamos para la última noche) donde la tranquilidad y la armonía de un ambiente único es innegable.

En cuanto a su propuesta gastronómica, el Garden Buffet Luncheon es perfecto para disfrutar de un agradable almuerzo en el jardín mientras degustas platos elaborados con productos de la zona. Otra opción es The Grill Room con platos más elaborados que combinan sabores tradicionales con los más internacionales. Por último The Bistro donde bien puede tomarte una pizza recién hecha, pescado fresco o tartas caseras hechas a diario. Por supuesto, todo amenizado con diferentes variedades de café hecho con granos de sus plantaciones.

Para desplazarnos contábamos con un jeep 4×4 con conductor y guía privado de Kobo Safaris que se encargaron de explicarnos todo a la perfección, profesionales y muy agradables, nos contaron curiosidades que sólo gente que realmente conoce la zona puede revelarte. Kobo Safaris, es una organización que trabaja directamente con las agencias y que se encargó de que pudiésemos disfrutar de los contrastes de Tanzania en safaris organizados que te evadían de la realidad a la que estamos acostumbrados.

Ahora cambiamos las casitas del Arusha Coffee Lodge por las exclusivas suites en lo alto de un árbol de Tarangire Treetops. Como si de un sueño de la infancia se tratase, es emocionante dormir en este hotel de altura desde el que se veían los árboles de la zona como los Baobab y árboles Marula, tan representativos de África.

El Parque Nacional de Tarangire como ya os conté el otro día es el sexto más grande de Tanzania y ahí pudimos ver de cerca diferentes animales de la sabana como cebras, ñus y elefantes entre otros.

Casitas de madera, decoradas con un gusto exquisito, muy amplias y con una terraza que invita a sentarse y relajarse tras un intenso día de actividades. En Tarangire Treetops es evidente que tienen la meta no sólo de que sus huéspedes estén a gusto sino que vivan momentos que jamás olviden, por eso organizan cenas a la luz del fuego con platos elaborados por su chef, visitas a los pueblos masai o admirar los atardeceres desde Sunset Hills mientras te tomas un cóctel.

Una de nuestras paradas obligadas antes de volver a Areusha era visitar la zona de conservación de Ngorongoro y su cráter, reconocido como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1979. Un auténtico paraíso natural, que muchos conocen como la octava maravilla del mundo.

The Manor, también perteneciente a la exclusiva cadena de hoteles de lujo Elewana Collection, es otro de los hoteles que merecen la pena en el país tanzano y del que también pudimos disfrutar. Totalmente diferente a los dos anteriores, este exclusivo hotel presenta un estilo colonial  holandés elegante y sofisticado, que también llama la atención al entrar en su lounge con imponentes lámparas de araña evocando a un glamuroso estilo victoriano. Sin duda, recordaba a las casas de campo de Holanda.

Un estilo también presente en sus suites de lujo, cómodas y donde pudimos disfrutar de una privacidad y tranquilidad de ensueño.

Otra de las cosas de las que me di cuenta es que en los tres hoteles de Elewana Collection buscan que te sientas como en casa, garantizando un confort y una estancia de lujo: desde actividades organizadas, propuestas gastro únicas, de calidad a base de productos frescos del país, a detalles en las habitaciones que evocan al espíritu de un país, un continente que tiene mucho que ofrecer. Tres hoteles boutique que me han cautivado por su originalidad, admiración y fidelidad a la esencia de África, y que han sabido trasmitirme a la perfección.

 

 

More from Cayetana Vela

El secreto para deslumbrar este verano

¿Estas preparada para deslumbrar este verano? La semana pasada tuve el placer...
Read More