Louis Vuitton….la historia de un éxito irrepetible

 

Siempre me han encantado los bolsos y las maletas de Louis Vuitton.
Me da pena que últimamente haya tantas falsificaciones que las calles están plagadas de LV, denostando el buen nombre y el prestigio de esta fantástica marca.
Sin embargo, a pesar de los años sigue estando en la cresta de la ola.
Todo el mundo ha oído o al menos ha visto un bolso de Louis Vuitton. Ya sea paseando por la calle, en un cartel publicitario o al menos ha oído hablar de estas siglas mundialmente conocidas, la LV. Dicen que es una de las marcas más populares existentes en el universo del lujo.
Puedes leer en Wikipedia que “Louis Vuitton es una empresa francesa que diseña ropa y complementos de lujo, fundamentalmente de cuero. Fundada por Louis Vuitton (18211892), es el principal patrocinador de la Copa América. La empresa LVHM es considerada la marca de lujo más exclusiva del mundo, hoy en día se conoce como sinónimo de lujo y exclusividad. Dispone de 445 tiendas en 62 países del mundo.
Louis Vuitton tiene una historia fascinante que merece la pena conocer. Este empresario nació en el año 1821 en Anchay, una región cercana a las Montañas de Jura, en Francia.
Sus comienzos no fueron fáciles. A los 14 años, Louis Vuitton se fue a París caminando, y en 1837, dos años, después llegó a la Ciudad Luz, donde consiguió trabajo como aprendiz de un fabricante de cajones.
A partir de entonces, los viajes quedarían vinculados por siempre a este importante francés. Presintiendo el lugar que ocuparían los viajes en nuestra sociedad, Louis Vuitton fundó en París la empresa que lleva su nombre, exclusivamente dedicada a la fabricación de equipajes y accesorios ligados a este nuevo arte de vivir en aquella época.
Su enfoque visionario del diseño de piezas y elementos para equipajes no tenía rival durante sus días.
La empresa de Louis Vuitton, debutó con una prestigiosa lista de pedidos.
La gran habilidad de trabajo de su creador le valió un contrato con la esposa de Napoleón III, la Emperatriz Eugenia de Montijo. Ese fue su lanzamiento al estrellato.
Con su gran imaginación supo anticipar las necesidades de una clientela al día con los progresos de su tiempo, que aprovecha los nuevos medios de transporte (el automóvil, el barco y el avión).
Su primera maleta fue plana (una forma que permitía que fuera apilable) y reforzada por lamas de madera y ribetes de latón, perfectamente adaptable a los desplazamientos en tren y en barco de vapor.
Además, su tejido impermeable (ese tejido que muchos dicen que es plástico), fue realmente útil para los clientes que realizaban estos viajes en barco y que aún hoy en día perdura por la versatilidad y resistencia de unos tejidos tan prácticos para la vida moderna.
Durante la inauguración del Canal de Suez en 1869, gracias a la Emperatriz Eugenia quien llevaba su equipaje en maletas ¨Luis Vuitton¨, la marca comenzó a adquirir fama internacional.
A partir de ahí, su trayectoria iría siempre unida a la de los personajes de la alta sociedad de la época como el Rey de España, el gran Duque Nicolás, el edil de Tokio, Goto Shojiro, el sultán otomano Abdülhamid, y todo Hollywood, empezando por el actor americano Douglas Fairbanks.
En 1875, el modisto francés Charles Frédéric Worth le contó a Louis Vuitton un importante secreto del negocio: las fundas de crinolina y carne de cordero pronto darían origen a materiales más suaves que revolucionarían el uso de sus maletas.
Louis Vuitton respondió a esta información añadiendo a su colección de baúles uno con espacio para colgar y varias gavetas, el cual se convirtió en el famoso Guardarropa, la primera pieza de mobiliario utilizada para viajar. Un familiar mío tiene un baúl de estos y me parece algo increíble.
La competencia intentó aprovechar este entusiasmo por el arte de las maletas, sacando al mercado líneas de porta-equipajes similares a las de Luis Vuitton, hecho que precipitó la creación del más famoso de los monogramas: el estilizado motivo de flores de inspiración japonesa que envuelve las iniciales de la marca, inventado por Georges Vuitton, hijo del fundador, para distinguir sus modelos de las imitaciones que empezaban a multiplicarse. Aún hoy en día este monograma es el signo distintivo de los modelos auténticos y las imitaciones. Un arte reconocerlos porque no siempre es fácil.
El creador de la empresa, Louis Vuitton falleció en el año 1892.
Después de que Louis murió en 1892, su hijo, Georges, se hizo cargo de la compañía y la llevo al nivel de diseñador, el primero en un producto. Desde entonces la línea de Vuitton se ha convertido en el líder de accesorios de lujo en el mundo  incluyendo desde libros hasta ropa de diseñador.
En 1978, la firma Louis Vuitton entra en Japón lo que supone un importante impulso para la marca donde actualmente se centra parte de su negocio.
Más de un siglo de la muerte de su creador, esta firma está más de moda que nunca y ha adquirido un gran prestigio mundial impensable, así como también un gran número de falsificaciones que viajan a través del mundo (por ejemplo en el Chinatown de Nueva York), pero que nunca podrán reemplazar su estilo y sobre todo su calidad de confección, la que siempre la distinguirá de cualquier intento de copia.
Hoy en día, la firma es propiedad de LVMH (Louis Vuitton Moet Hennessy) y su Presidente Ejecutivo, Bernard Arnault, es reconocido mundialmente como el ¨Padre de la Moda¨.
La innovación técnica y la búsqueda de nuevas formas siguen motivando su creación. Cuando Louis Vuitton presentó en 1898 sus productos en Estados Unidos, la firma ya tenía la imagen de ¨inventor¨ y de marca atractiva que sabe responder a los deseos de la clientela elegante.
En 1879 había creado una maleta-cama para una exploración en el Congo.
“La encarnación del alma del viaje sigue siendo uno de los ejes de desarrollo de la marca, una de las claves de su éxito es haber controlado siempre su producción y su distribución”, explica Serge Brunschvig, director general deLouis Vuitton.
Gracias a su red de tiendas propias, para las que ha contado con arquitectos de fama mundial, la marca mundialmente conocida no ha hecho sino aumentar sus éxitos.
Personalmente me sorprende que a pesar de que se traten de bolsos y maletas de plástico, el resultado sea tan extraordinario y doy fe de ello (tengo un bolso heredado de una tía mía que tiene más de 50 años y parece nuevo). Y sobre todo que compitan en precio con bolsos de piel de las marcas más exclusivas.
En el año 1998, Vuitton entra en el mundo de la moda diseñando de la mano de Marc Jacobs.
Actualmente sus modernos se han modernizado con colores fluor y se han personalizado en un mundo global donde lo más exclusivo es lo que es único. Famoso porque los modelos de esta marca de ropa salen en prensa, en películas, etc, los bolsos y las maletas de Louis Vuitton son un referente del lujo y de la marroquinería más exclusiva.