Renacimiento floral: El tratamiento estrella al que no podrás resistirte

Sois de las que habéis dejado las vacaciones para el mes de septiembre? Se han hecho de rogar pero ya se ha convertido en una cuenta atrás que merecerá la pena. El mes de septiembre es estupendo ya que el calor no es tan abrasante y los destinos no están tan concurridos. En vuestra puesta a punto para estas vacaciones de verano tardías os traigo un tratamiento con el que preparar la piel y lucir radiante durante estos días de disfrute y desconexión.

Como sabéis soy gran admiradora de Cristina Galmiche y su equipo que en su centro no dejan de innovar trayendo los tratamientos más exclusivos y eficaces , y cuyos resultados son indiscutibles. He de admitir que mi confianza es plena y siempre que voy me dejo aconsejar por sus profesionales que siempre saben lo que busco, dejándome llevar y por unos momentos desconectar de la rutina diaria. Y es que su centro es lo más parecido al Olimpo del bienestar en una ciudad con un ritmo frenético como es Madrid.

El tratamiento Renacimiento Floral es una maravilla para el cuerpo, las manos expertas de los que forman parte del gran centro de Cristina Galmiche hacen magia tanto a nivel físico como mental. En este tratamiento los aromas juegan un papel fundamental y te embaucan en una experiencia de lujo durante una hora con el que se armoniza, esculpe y redescubre la belleza natural de la piel.

Un total de 4 pasos que se adaptan a las necesidades de cada una por lo que el resultado siempre será más increíble de lo que os podáis imaginar. Empiezan con un coctel exfoliante que contiene finos granos de argán, albaricoque, jengibre, canela y pimienta, macerado en aceites esenciales vegetales.  En la exfoliación (paso fundamental con el que se prepara la piel para el siguiente paso) es imprescindible hacerlo con mimo y cuidado para que no se irrite ni dañe la piel.

Después, es el momento de aplicar el producto elegido, en este caso, una envoltura a base de aceites esenciales: limón, pomelo, tomillo, rosa, camomila, incienso y mirra. Una combinación fantástica que se aplica mediante un masaje drenante que consigue nuestra piel luzca más firme, lisa, nutrida y acabando con cualquier posible signo de retención de líquidos, tan común en estos días de calor. La verdad es que tras este masaje, yo ya me sentía mucho más ligera y de buen humor.

Para retirar la envoltura, te llevan a disfrutar de una estupenda ducha a una temperatura templada dentro de la cabina, tan agradable que querrás alargar al máximo posible este paso. Mientras se va deshaciendo la envoltura compruebas y notas al tacto como la piel absorbe de manera espectacular todos sus beneficios. ¡Un auténtico elixir para nuestra piel!

El punto final lo pone un masaje manual reafirmante y relajante. Sabéis que yo soy gran admiradora de los masajes, una técnica milenaria que a día de hoy se mantiene como un clásico infalible dentro del mundo de la belleza y que a pesar de que la tecnología y la innovación han aportado mucho al cuidado de nuestro cuerpo, en esto soy de las que apuesta por los masajes tradicionales realizados manualmente.

Aunque hay que tener en cuenta, que para que un masaje cumpla su función es fundamental conocer nuestro cuerpo, y durante este tratamiento sus profesionales toman nota para que cuando llegue esté paso el resultado sea el deseado. Se trata de una combinación de técnicas y procedimientos que reafirman a la vez que fomentan la relajación, todo ello, acompañado de una combinación de aceites esenciales y vegetales 100% naturales.

Sin duda, Renacimiento Floral, uno de mis tratamientos estrella, también perfecto para la vuelta a la rutina. Te sentirás mucho mejor y con ganas de afrontar el nuevo curso de la mejor manera.

 

 

More from Cayetana Vela

Chanel reedita Les Rouges Culte

Chanel nos trae para esta temporada la reedición de 3 colores que...
Read More