Restaurante La Capilla de la Bolsa…..Gastronomía, Historia, Arte, Arquitectura, Finanzas….

Sin lugar a dudas, la recomendación de esta semana…os invita a comer en un lugar mágico, un pedazo de Historia en el centro de Madrid. Edad Media, La Inquisición, Templarios, la primera sede de la Bolsa madrileña…..Un lugar aún algo desconocida y lleno de secretos.

En un local que entre sus funcionalidades pretéritas ha tenido el ser la primera sede de la bolsa de Madrid en la calle de la Bolsa en Madrid, junto a la plaza Mayor, templo masónico e incluso una iglesia, encontrar actualmente un restaurante (sobre todo contando que estamos a cien metros de la Puerta del Sol ) resulta, cuando menos, paradójico. Personalmente, que soy madrileño de nacimiento , siempre me ha llamado la atención que este restaurante no sea mucho más conocido de lo que realmente lo es.

La entrada de la capilla de la Bolsa , situado en la calle de la Bolsa ( justo entre el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Plaza de Jacinto Benavente) ya es original , con un impresionante portón metálico flanqueado por un portero de raza negra con una larga levita blanca al más puro estilo del Hotel Urban. Una anécdota que merece la pena ser contada es que la calle de la Bolsa antiguamente se llamaba de las Leñeras porque allí se apilaba la leña que luego era utilizada para las quemas de la Inquisición.

El restaurante actual conserva las bóvedas del pasado y recientemente ha sufrido una remodelación en la que sus paredes , hasta entonces cubiertas de cortinones han dejado paso a mosaicos realizados con teselas que, la verdad , le dan un aire , si cabe , más “pomposo”. Aprovechamos para contar que hasta el momento de dicha reforma el restaurante se llamaba Casa o Ermita Santa Cruz , seguramente por su cercanía a la sede del Ministerio de Exteriores que se encuentra situado en el antiguo Palacio de Santa Cruz. En la Edad Media, el Palacio de Santa Cruz, según
cuenta la historia, se relaciona con la mística orden de los templarios, guerreros cruzados cuya misión última era
salvaguardar el cristianismo primitivo, lugares sagrados y símbolos. Años después, el Archivo de la Villa identifica
también este edificio como lugar de reuniones de la primera logia masónica en España. Durante el siglo XIX quedó sin uso, hasta que hace 20 años se abrió al público como restaurante y en junio de
2005, tras ser redecorado, se reabrió como La Capilla de la Bolsa.

Tiene otros comedores en la planta superior que tampoco están mal, pero, un consejo: si vais a reservar es imperdonable no hacerlo en el comedor principal. Si no lo hacéis, cuando paseis por dicho comedor principal para acceder a los de la planta superior os daréis cuenta del error que cometisteis. La arquitectura del espacio, en especial la bóveda barroca y columnas originales se han respetado y merece la pena que lo veáis y comáis rodeados de tanta historia.

Justo encima de la puerta de entrada al  comedor principal hay un piano de cola , que tanto a la horas de las comidas como las de las cenas , toca un pianista junto a un violinista , lo cual da al lugar un aire romántico inigualable.

La luz tenue, el encanto del lugar y la música de violín y piano , creo que hacen el 90% de lo que puede ser una velada perfecta. El otro 10% evidentemente has de ponerlo tú con la elección de una buena compañía.

En cuanto a la apartado gastronómico , la carta es amplia con bastante variedad. Correctos los caramelos de foie , sabrosos los boletus , interesante la hamburguesa de avestruz a la que personalmente creo que le sobra el medallón de foie y atractivo el atún rojo , aunque personalmente creo que algo pasado de punto.

En resumen, un precioso restaurante con una gastronomía que sin duda merece la pena conocer.

Para un aperitivo previo, esta vez acudimos a la cercana plaza de Santa Ana y una vez allí optamos por la castiza tabernaViña P.

Posted by Javier Munárriz & Cayetana Vela

More from Cayetana Vela

Genoveva Casanova luce Escada en la boda de Verónica Cuevas

El pasado sábado tuvo lugar el enlace entre Manuel del Pino y...
Read More