Los restaurantes gallegos de Madrid que tienes que visitar

Galicia, terra de meigas. Todo lo que rodea a esta comunidad del norte de nuestro país es encantador y mágico. Sus paisajes verdes y una naturaleza sacada de un cuento de origen celta se convierten en el escenario perfecto para disfrutar de unas vacaciones únicas. Es verdad, que el océano Atlántico nada tiene que ver con la amigable temperatura del Mediterráneo, y aunque muchos autóctonos os intentarán convencer de que “no está tan fría” será todo un reto bañarse.

Sentarse al atardecer viendo como el sol desaparece tras las islas Cies creyendo que son las 9 de la noche y en realidad son las 11, es un auténtico tesoro de nuestro país, al igual de su imponente catedral de Santiago, su playa de Riazor o el emblemático balneario de la Toja. Sin tener la intención de convertirme en una guía de Galicia, no voy a ser yo la que le lleve la contraria a publicaciones tan reconocidas como Traveller o New York Times, que no han podido resistirse a su belleza.

Pero es indudable, que no se entiende la excelencia de Galicia sin su gastronomía, que ha hecho de moluscos tan poco apetecibles visualmente auténticas delicias gourmet, y que encuentran el complemento perfecto en otros platos tan típicos como la empanada.

Hoy 25 de julio es su día, día de Santiago, y con el fin de curar esa morriña intrínseca de los gallegos afincados en Madrid o de aquellos que simplemente buscan pasar un buen rato y deleitar a su paladar, aquí os presento los 4 mejores y “riquiños” restaurantes gallegos de Madrid:

Los Montes de Galicia

Bajo el título de Alta Gastronomía Tradicional se presenta este restaurante que se ha convertido en un referente indiscutible de la cocina gallega en Madrid. Su chef y propietario Jose Espasandín se ha encargado durante más de 20 años de reinterpretar platos tan tradicionales dando como resultado una versión más vanguardista pero fiel a su sabor. No falta la empanada casera de sardinillas en aceite de oliva y pasas, el marisco y su carne de calidad, además de unas filloas rellenas de mousse de queso, sólo apta para los más golosos.

Una de las cosas que más me gusta de este restaurante es que se adapta a todo tipo de situaciones bien sea para picar algo o para comer de mesa. Por último tengo que hablaros de su Cocktail Bar, a la altura de sus platos se encuentran sus cocktails, será impensable que cruces sus puertas sin probar uno de ellos.

Barra Atlántica

La marisquería más moderna de la ciudad. El éxito de este proyecto que comenzaron dos jóvenes amigos Iago Pazos y Marcos Cerqueiro, ha conseguido cumplir las expectativas de los paladares autóctonos más exigentes, todo en base a un producto de una calidad excepcional.

Su carta es sorprendente, su oferta de mariscos depende aquello que ha llegado ese mismo día desde las lonjas de la comunidad gallega, que en cualquier caso, será un acierto seguro. Su menú empieza por una “moluscada”, una selección variada de moluscos, pescados de ese día servidos en crudo, a lo sashimi o tiraditos, empanada gallega, acabando con el pescado del día.

¿El postre? Difícil elección desde la famosa tarta de Santiago  hasta las cañitas rellenas de crema, entre otros.

La Penela

Teniendo en cuenta quien me lo recomienda no me cabe duda que este restaurante gallego tiene que estar en esta lista. Su carta ofrece platos tradicionales de la zona, donde prima la calidad de su marisco y pescado, el lugar ideal para los amantes del buen comer y que disfrutan de ello. Su tortilla de Betanzos es única al igual que su empanada que dificilmente encuentra competidor en esta categoría.

En Madrid cuentan con dos restaurantes uno a escasos metros de la Plaza de Castilla y otro más céntrico en Velázquez 87. Da igual cual sea tu opción, en ambos esta asegurada una experiencia gastronómica única que homenajea a la cocina gallega.

Arrallo Taberna

Es la última incorporación a mi lista de restaurantes gallegos en Madrid. Capitaneado por el chef Iván Domínguez, este restaurante es la propuesta más atrevida y transgresora del famoso grupo Amicalia. Todo gira en torno a su imponente barra todo se sirve lo que ellos llaman “cocina contaminada”, que siguiendo la tendencia gastro ve una fuente de inspiración en sobre todo en la cocina asiática. A la vista su cocina, sin manteles y con cubiertos de madera, y en cuanto a los vinos (por supuesto gallegos), dos opciones: un tinto y uno blanco. Uno de sus inconvenientes, que no reservan por lo tanto tendrás que dejarlo en manos de la suerte o armarte de paciencia para hacerte con uno de sus taburetes.

 

La Tita Rivera

Podríamos decir que es la propuesta más juvenil de esta lista. Situada en una de las calles comerciales más concurridas de Madrid, Fuencarral, un sitio en su terraza urbana muchas veces parece misión imposible. La decoración muy trendy y hipster casa a la perfección con la filosofía de este sitio donde solo se sirven productos Made in Galicia.

More from Cayetana Vela

Las cremas de manos infalibles para este otoño

Las manos son una de las partes de nuestro cuerpo que más...
Read More