Todo es cuestión de Estilo

«Tiene estilo»

Esa fue la última frase que pronunció. Tan corta como categórica. Fue claro y muy directo.





Y sin embargo una frase que encerraba tanto significado. Supuso el comienzo.



Fue tras un café y una conversación agradable. 



En una terraza de invierno de Paris. Esas que ahora tratan de imitar en todas las ciudades del mundo (y que son inimitables). 




Y la frase venía de un experto en Lujo y Moda. Todo un Trend-Setter.




Y sin embargo ella se preguntó, «¿Y qué?» con un desdén inusitado en alguien de su categoría. 



Un grave error.



Con las metas claras, la maleta tiene que estar bien llena siempre. Llena de amabilidad, elegancia, estilo, belleza, savoir-faire…..y un sinfín de adjetivos que harían la lista interminable si los citáramos todos. 



Demasiada información a diario: revistas, televisión….No quería que nadie le dijera lo que tenía que llevar puesto ni cómo llevarlo. No quería ser una más. No quería que nadie gobernara de esa forma su vida. Quería tomar las riendas ella misma y decidir. No necesitaba ayuda. Eso era para otros. 



Y sin embargo se le escapaba, cómo encontrar su Estilo. Cuál sería su signo de distinción. Lo que la diferenciaría en su proyecto. 



Él decía que tenía Estilo. Pero ella quería también Distinción



Y se dejó llevar. Se dejó llevar por su inequívoco instinto. Ese instinto que nunca la había defraudado. Ni en las situaciones más complicadas. Esa intuición innata que era una herencia familiar de gran valor. 



Y pensó. Pensó en lo que le gustaba y descartó lo que no. Pensó donde quería llegar y lo que estaba dispuesta a pasar. Pensó y pensó y llegó a la conclusión que ese Estilo innato, que sale de dentro y que a uno le permite ser uno mismo, es el único que sirve. Lo demás es accesorio. 



Y acertó. No quería imitar a nadie, no quería seguir tendencias, no quería ser una más…quería ser diferente y destacar resaltando ese Estilo que le habían dicho que tenía. 



Y se dió cuenta que esto era importante. Que no era vanal ni accesorio como siempre había pensado sino que era una forma de arte, de interpretar su personalidad. Y que le llevaría lejos. 

Y entendió muchas cosas. Comprendió sus gustos tan exquisitos. Su alma filántropa. Y en ese viaje de prospección interior, se descubrió. Fin de la historia por hoy…(…).

More from Cayetana Vela Read More

2 Comments

Comments are closed.