Tres destinos de ensueño para un verano en familia

Viajar en familia es tan divertido como intenso en el buen sentido de la palabra. En mi casa somos familia numerosa, y eso se nota a la hora de ir de viaje, maletas, neceseres, dispositivos para que el viaje se haga lo más ameno pero también se refleja en el ímpetu con la que amanecen y sus ganas por pasárselo bien sabiendo que por unos días nuestra casa se convierte en un lugar totalmente nuevo e idílico. A la hora de viajar con ellos me encanta apostar por destinos y hoteles que ofrezcan lo mejor para todos, donde poder disfrutar juntos y por separado, y donde la estancia sea sinónimo de confort.

Exigencias con las que cumplen hoteles como el Sheraton Mallorca, del que os hablé hace unas semanas, y que sin duda, es uno de esos lugares donde los pequeños cuentan con un papel protagonista y en el que se sentirán de lo más importantes. En un ambiente idílico este hotel de lujo los niños juegan y disfrutan sin que nos tengamos que preocupar de nada. Su Kid´s Club es una maravilla, al lado de la piscina familiar, ofrece innumerables actividades para que no tengan tiempo de aburrirse: clases de pintura, días temáticos e incluso una sesión de “mini disco”.

Pero sin duda, en mi casa, uno de los mayores atractivos tanto para nosotros, los padres, como para ellos es su propuesta Kids Golf, donde los más pequeños ponen a prueba sus habilidades y pueden disfrutar de clases de golf gratuitas en Son Muntaner, a escasos minutos del hotel. Un privilegio poder practicar uno de nuestros deportes favoritos en familia en un escenario tan idílico como el que ofrece el Sheraton Marbella.

Además de todas estas actividades, en el hotel cuidan hasta el mínimo detalle, así cada niño recibe un detalle nada más llegar, albornoces en tallas más pequeñas…..y para aquellas que viajan con bebés, las habitaciones están equipadas con cunas, calienta biberones y cambiadores.

Anantara Kihavah Maldivas:Un destino de lujo, un oasis terrenal que cualquier intento de descripción se va a quedar corta. Aunque muchas veces estos hoteles los asociamos a destinos para ir en pareja o para viajes “más tranquilos”, este hotel demuestra que la exclusividad de su servicio, las instalaciones y su staff  también están pensadas para cumplir con las demandas de los más pequeños. Aventuras en familia o por separado: Uuna barbacoa en familia en sus exclusivas villa, un crucero inolvidable en el que visitar a las tortugas vecinas, clases de boxeo Thai o clases culinarias con las que sacar al chef que llevan dentro.

No debo olvidarme del parque gigante con trampolines del club infantil y sesiones en el spa para que se sientan tan a gusto como los padres. Una manera sublime de adaptarse a los más pequeños sin perder la esencia de aquello que les hace diferentes y uno de los mejores resorts de la zona. Además sus villas en el mar están perfectamente condicionadas con todo para poder disfrutar de la comodidad y el espacio que ofrecen en familia.

Seguimos en el continente asiático, pero ahora dejo atrás la isla para trasladaros a Tailandia, concretamente, al primer Aman, el Amanpuri, que el año pasado celebraba su 30º aniversario y con el empezaba una renovación que hacía de este “sitio de paz” un tesoro en plena naturaleza donde el confort y la exclusividad le dan un nuevo significado al alojamiento.

Los hoteles pertenecientes a esta cadena no necesitan presentación, buscan superarse y reinventarse con cada hotel poniendo en valor el gusto por el diseño y los servicios sin renunciar a la esencia de cada lugar de origen. Los niños también son bienvenidos en sus hoteles, de hecho, en el Amanpuri una de las novedades es Eco Discovery Club para niños. Siguiendo las lineas de diseño y buen gusto su fachada de vidrio es un auténtico tesoro dentro de este complejo que cuenta con su propio museo de la naturaleza, terrarios y un espacio en el que se muestran las artesanías tradicionales tailandesas que los más pequeños también podrán demostrar su talento con la técnica batik y tejidos de flores.

Un club para niños de cuatro a nueve años de edad está pensado no solo para que se diviertan sino para que aprendan y fomenten sus destrezas educativas de una manera divertida y diferente, que jamás olvidarán.

El toque moderno y que irrumpe con la naturaleza del Amanpuri dandole un toque actual y muy chic es The Hot Spot, con un muro de escalada al aire libre, espacios para patinar junto a grandes personalidades del skate e incluso un estudio para grabar música y editar películas. Un paraíso para los pequeños y aquellos padres que dejan salir su versión más juvenil.

More from Cayetana Vela

La bodega submarina del Cantábrico

En la bahía de Plentzia (Vizcaya) se encuentra un gran tesoro en...
Read More