Tu propio huerto ecológico en Madrid: Huertos urbanos inundan la capital

La Huerta de Montecarmelo ’ es una iniciativa de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce , en colaboración con Obra Social Caja Madrid. Carmen Cafranga es una mujer extraordinaria que vive volcada en ayudar a los demás y que lo demuestra cada día con todos sus proyectos. Con este se ha superado!

Un huerto urbano de 6.000 metros cuadrados en pleno Madrid. Una moda que en otros países ya es una realidad en nuestra capital ha sido posible gracias a la iniciativa de la fabulosa Carmen. Sandra Carretié, la inventora, siempre ha sido una aficionada a la jardinería y se puso manos a la obra inspirada en uno de sus viajes a Francia.. Realizó algunos cursos, pero básicamente es una autodidacta con mucho tesón. Durante cuatro años ha estado maquinando la idea de poner en marcha huertos urbanos, algo así como traer el campo a la ciudad, el lema del proyecto Huerta de Montecarmelo. Miró otros terrenos y no le convencieron. Hasta que se encontró con estos en el momento justo. Presentó el proyecto a la presidenta de la Fundación, Carmen Cafranga, quien le ofreció esos terrenos que son una auténtica maravilla.
Huertos urbanos en pleno Madrid. Se encuentra en Fuencarral-Mirasierra, dentro de las instalaciones de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce.
En el horizonte, el skyline dibujado por las cuatro Torres de Castellana, Mirasierra, Arroyofresno, Peñagrande, hasta la cuenca del Manzanares y El Pardo; de fondo, Navacerrada y La Pedriza.
Se trata de un proyecto para alquilar un conjunto de 140 huertos, de 20 metros cuadrados cada uno, para ser cultivados. Además de ser una iniciativa medioambiental que fomenta la agricultura en la ciudad, se trata de promover la integración laboral de personas con discapacidad intelectual. Ya se han alquilado la mitad.
De manera sencilla, porque los “personal keepers”, personas con discapacidad intelectual convenientemente formados como viveristas en la Fundación Carmen Pardo Valcarce, mantienen los huertos a diario y es posible involucrarse según horarios o tareas preferidas. Son  20 trabajadores discapacitados de la Fundación que estaban a punto de perder sus trabajos por la crisis inmobiliaria.
Cada cual elige el tipo de variedades que quiere cultivar. Aunque se parte de una base, sugiere Pablo Prieto, perito agrícola que, junto con Ramón Fernández, acompaña a la impulsora en el proyecto. “El huerto tiene que tener plantas clásicas, tomates, lechugas, calabacín, puerros, cebollas…; aromáticas, como tomillo, menta, perejil o romero, y flores de temporada”. Después, solo hay que esperar a que la naturaleza con su ritmo haga el resto.
Abierto al público ¡Para conocedores, expertos o novatos, no hay limitaciones, es suficiente con que te apetezca cultivar! En la huerta de Montecarmelo disponen de todo lo necesario para aprender y desarrollar una labor hortícola. Verás que es fácil e intuitivo y pronto tendrás muy buenos resultados.
Prueba a cavar, sembrar y recolectar, en familia o con amigos, y disfruta plenamente llevándote a casa tu cosecha.

 

La Fundación Carmen Pardo-Valcarce lleva desde 1948 para facilitar la participación en nuestra sociedad de las personas con discapacidad intelectual. En este proyecto de huertos urbanos se ocupan del mantenimiento y cuidado de los huertos de los abonados. Por una cuota de inscripción de unos 150 euros anuales y 85 mensuales se dedicarán a plantar las plantas, limpiar los huertos de malas hierbas y mantenerlos en perfecto estado.
– El alquiler de un huerto de20 metros cuadrados es de un año mínimo para que se cumpla un ciclo de producción.
– La cuota de inscripción es de 150 euros, que incluye montaje y plantas, y 85 euros al mes con riego y cuidados. Sin cuidados, 65.
– Horario: lunes a sábados, de 10.00 a 19.00, y domingos, de 10.00 a 15.00, que en verano se ampliará. Monasterio de las Huelgas, 15. www.lahuertademontecarmelo.com / 917 355 790.
Ya os he recomendado en otros post (como el de las flores) que visitéis la Fundación de Carmen Pardo Valcarce. Es una auténtica maravilla de la que saldréis encantados.
La Fundación Carmen Pardo-Valcarce es un centro que nació en 1948 cuando la fundadora, y abuela de la actual presidenta (Carmen Cafranga), atendió la petición de los enfermos de la leprosería de Trillo, Guadalajara, que pedían otro entorno para sus hijos a fin de evitarles el contagio de la enfermedad. Así que la fundadora compró esos terrenos en la colonia de Mirasierra, que hoy acogen un centro especial para personas con discapacidad intelectual y da a empleo a 100 trabajadores. Y cuenta también con un club deportivo, en unas instalaciones de lujo, de ese lujo de los años 50, austero, sin pretensiones. Un día, estaba yo por la Fundación y no sabía que era el cumpleaños de Carmen. Un grupo de niños discapacitados llegaron con una gran tarta y se pusieron a cantarle a Carmen. Después, se la comían a besos y le daban las gracias por todo. Yo era una mera observadora de esa estampa y quedé fascinada por ese cariño tan sincero de estos adolescentes tan especiales. Desde entonces Carmen es si cabe, aún más, mi heroína. Y puedo presumir de ser su más fiel embajadora. Un ejemplo de mujer, cuyos elogios siempre quedan cortos para lo que ella merece. No dejéis de ir a conocer su proyecto.

 

More from Cayetana Vela

La crema de manos que conquista el mundo es de Clinique

Se llama Even Better Dark Spot Correcting Hand Cream SPF 15 y e...
Read More