Una comunión mágica

Erase una vez en un precioso jardín, un día muy especial de mayo, hubo una maravillosa fiesta, llena de sol, de color y de luz. La celebración era de la comunión de una hermosa princesa digna de los versos de Rubén Darío, Inés, que invito a todos sus amigos a pasar ese día tan especial con ella. Su madre Cayetana quería que la fiesta fuera inolvidable pero no sabía como hacerla perfecta.

Una comunión mágica 5

De esa forma Cayetana pidió ayuda a una congregación de hechiceros, los creadores de la Tienda Deli del Escorial, y guardianes del secreto de la autentica magia. Ellos contestaron a la llamada de forma instantánea y llenaron el jardín, para la comunión, de chuches y fruslerías que dibujaron una sonrisa en la carita de la princesa Inés cuando descubrió la sorpresa.

Una comunión mágica

Todos los invitados a la comunión disfrutaron del Candy Buffet y quedaron fascinados por el carrito mágico lleno de encantamientos secretos . El éxito estaba asegurado porque los hechiceros de la Tienda Deli tenían fama de ser los organizadores de las fiestas para niños más bonitas del reino. Ningún invitado se marchaba sin guardar un maravilloso recuerdo en su corazón.

Una comunión mágica 4

Pero Cayetana e Inés quisieron inmortalizar el día para no olvidar nunca un momento tan especial en su vida. Y así llamaron al hada Elía Sills, un hada que en lugar de varita tenía una cámara de fotos que, con su talento, realizaba las instantáneas más bellas de ese dominio y de sus alrededores. De esa forma la princesita y su madre podrán recordar ese momento mágico para siempre. Aquí se acabó el cuento, como me lo contaron te lo cuento.

Una comunión mágica 3

 

More from Cayetana Vela

Cómo conseguir ser una novia de lujo

¿Estas planeando tu boda? ¡ Pues vayamos al detalle número uno! Todos...
Read More