Ars Amandi o el Arte de Amar

Pienso que nacemos para Amar.

El Amor, L´ Amour, Love, Amore….

El amor es el único sentimiento que puede mover al mundo y a tu corazón.

Pobre del que no sepa Amar, porque será un desgraciado! Pero, ¿Quién dijo que Amar fuera fácil?

El amor conquista todas las cosas; démosle paso al amor.

Pero como todo, también tiene su técnica y es un auténtico arte.

El Arte de amar (en latín, Ars amatoria o Ars Amandi) es un poema didáctico escrito por el poeta romano Ovidio. Escrito en latín y publicados entre los años 2 a. C. y 2 d. C. consta de tres libros o cantos en los que facilita una serie de consejos sobre las relaciones amorosas: dónde encontrar mujeres, cómo cortejarlas, cómo conquistarlas, cómo mantener el amor, cómo recuperarlo, cómo evitar que nos lo roben, etc.

La primera frase que leeremos al abrir el ARS AMANDI de Ovidio, es la siguiente: “ Si hay alguien entre el público, que no conozca el arte de amar, que lea esta obra y, cuando se haya documentando leyéndola, que ame”.

Ovidio explica que el arte de conseguir una persona a quien amar, es un trabajo como cualquiera; en donde hay que emplear cabeza, tacto y mucha objetividad. Todo depende de lo que necesitas encontrar en esa persona y una vez, teniendo las características de la afortunada, entonces tratar de llegar a ella, visitando aquellos lugares en donde frecuente ese tipo específico de mujer. Siempre será más fácil encontrar a aquellas que estén en la flor de la edad porque habrán muchas entre las que podremos elegir, pero si por el contrario, lo que se quiere es una mujer madura y experimentada, la faena se pone un poco más complicada.

El amor para Ovidio es una guerra en donde todo se vale: “Para coger peces hay que usar distintas artes: el arpón, la red, la cesta.”

Ovidio, nos explica que todas las mujeres desean ser lisonjeadas y que el hombre que lo haga bien , tiene garantizado el éxito. Dice que el hombre no debe avergonzarse de suplicar porque esto a la larga es lo que lo lleva a triunfar. Esta parte del libro, es bastante interesante porque nos relata historias como la de Pasífae (quien se enamora perdidamente de un toro, y lucha tanto por ese amor que termina convirtiendo en realidad aquel bosquejo imposible de sueño). Dice que la pasión en una mujer, es mucho más fuerte que en un hombre y para reforzar su hipótesis, le anexa a la historia de Pasífae, otras como la de Ftía (concubina del padre de Fénix, quien lo enamora y después le calumnia, haciendo que éste pierda los ojos; por aquellas mentiras ocasionadas por el despecho) la de la hija de Niso, la de Fedra y alguna que otra más.

El autor deja claro, que no importa lo que cueste enamorar a una dama, que cuanto más difícil sea la mujer, mejor se saboreará la recompensa y que tanto la cosecha del vecino, como su ganado, suele ser más codicioso que el propio, ya que la tierra es más fértil y las vacas tienen las ubres más cargadas.

Para Ovidio las pasiones eran incontrolables: “Yo no tengo fuerza ni poder para dominar las pasiones. Ellas me arrastran como las rápidas olas se llevan la barca ligera. No es tal ni cual belleza la que me enardece. Cien motivos me obligan a amar siempre. De todas las bellas que son admiradas en Roma, no hay una solo que no sea apetecida por mi amor.”

More from Cayetana Vela

Las mesas de Craig Van den Brulle: el no va más en decoración chic

http://www.craigvandenbrulle.com/html/index.html
Read More