El sitio de culto en coloración natural en Madrid

Será este el año del cambio del look. Nunca digas nunca, pero en mi caso, cuando se trata de cabello soy fiel a mi estilo. Soy de las que confirma que el pelo es un reflejo de la personalidad y que dice mucho de cada persona.  Aunque es verdad que los cambios no tienen por qué ser radicales, pequeños detalles son los que marcan la diferencia. Así yo siempre confío en mi queridísima Charo Palomo, una artista del color, que siempre me recomienda lo mejor para mi.

De cara a esta nueva temporada, entre la mil y un tendencias, yo me quedo con la del castaño, que tiran a tonos avellana, con algunos reflejos que aportan luminosidad a mi rostro. Un toque muy sutil y elegante, ideal para aquellas que nos gusta cambiar de vez en cuando pero sin que esto suponga un cambio radical. Las babylights en tonos dorados, aportan calidez, dejando como resultado un color bonito y fácil de mantener siendo una tendencia llamada a ser atemporal.

En el Atelier de Charo Palomo, saben escuchar y entender a sus clientas, y todo lo que hacen es cumplir con los deseos de aquellas que vamos en busca de ayuda ante cualquier emergencia o duda capilar. Eso si, siempre bajo una filosofía muy definida basada en lo natural y en lo autentico. Así esta temporada han querido mantener algo de brillo alrededor del rostro definiendo mis fracciones y haciéndolas más dulces. Se degradan medios y puntas dando un toque muy sutil en la raíz.

Soy gran seguidora de las tendencias, al final mi trabajo me lo exige, y la curiosidad y el constante contacto con el mundo de la belleza acaban influyendo, así que sí, yo también he leído esos artículos que vaticinan cortes y colores, acompañado de imágenes de street style que levantan pasiones y motivan a dar el paso. Pero por suerte, este año una de las tendencias en color es mi elección (bueno, mitad mía, mitad de la experta) y no puedo estar más contenta, a lo que se le suma un corte que llevo ya desde hace tiempo, un long bob. Una media melena más o menos a la altura de los hombros, que resulta comodísimo tanto para el día a día como para peinar en ocasiones especiales.

Charo Palomo aparte de ser una artista en color, también lo es en corte, siendo de las pocas que domina a la perfección el corte en seco, una técnica que tiene su truco pero cuyo resultado es una maravilla, y es que este tipo de corte, les permite saber al momento como queda el pelo, su textura y su forma, así que pueden adelantarse a esos días post-peluquería, que muchas veces se convierte en un quebradero de cabeza.

En cuanto al color, sabéis mi obsesión por cuidármelo con productos de calidad que lo mantengan firme y con fuerza, por eso, si al principio me daban miedo las coloraciones agresivas por cómo podrían acotan sobre el pelo, en el Atelier Charo Palomo, esta preocupación no existe. Todos los productos son de máxima calidad y a base de ingredientes naturales, cero agresivos pero sí eficaces. Un juego de color basado en la naturalidad que enamora y cautiva a sus clientes y que el pelo acaba agradeciendo.

Pero sin duda, si algo hace del Atelier de Charo Palomo un beauty spot en la ciudad es la capacidad de juntas tanta profesionalidad y experiencia en un lugar tan maravilloso como su salón, acogedor y elegante a la par que tranquilo.Ubicado en el centro de Madrid (C/Maldonado, 33) invita a vivir una experiencia nada más cruzar sus puertas, donde cada paso, es un momento para ti, para dejarte mimar y disfrutar. Aunque he de admitir, que también se convierte en la perfecta oficina para aquellos días en los que el tiempo juega en tu contra, y es que trabajar así,os aseguro que s un placer.

 

More from Cayetana Vela

Mi 2019 en clave de viajes únicos

Año tras año, y parece que se ha convertido en una tradición,...
Read More